Inicio » Artículos » Xtabentún, el licor maya que nace de una leyenda

Xtabentún, el licor maya que nace de una leyenda

Si vives o visitas la Riviera Maya, no dejes de probar el licor de origen maya llamado Xtabentún que, además de tener un delicioso sabor, similar al anís, tiene un origen mítico. Este licor se produce a partir de la miel de abejas alimentadas por una flor que nace de una hermosa leyenda.

Xtabentún

Cuentan los antiguos mayas que hace mucho, mucho tiempo, existieron dos bellas hermanas que tenían personalidades muy distintas: Utz-Colel y Xtabay. La primera era muy recta, práctica, respetada por el pueblo, pero de corazón frío. Xtabay era lo opuesto: generosa y atenta especialmente con la gente necesitada, era dulce y de muy buen corazón, pero el pueblo no la respetaba.

El injusto juicio del pueblo las persiguió toda su vida: Utz-Colel era admirada por todos como una mujer virtuosa y recta, de reputación intachable, pese a que era egoísta y nunca se preocupaba por el bienestar de la gente. Pero sonreía y se comportaba como una dama para que todos creyeran que lo era. Xtabay cuidaba a los animales, alimentaba a los niños y pobres, no le interesaba aparentar nada, sus vestidos y joyas los fue vendiendo para ayudar a los desamparados y, aunque su belleza nunca eclipsó, fue perdiendo el atuendo y joyería que para muchos la debe llevar una dama respetable. Quizás por eso la gente no sólo no agradecía su generosidad, la insultaban, la llamaban prostituta, la ignoraban.

Así pasaron algunos años de su juventud hasta que el pueblo dejó de ver a Xtabay por unos días. De su casa se desprendía un aroma dulce y agradable que se esparcía por todo el poblado. Unos curiosos, al asomarse a la ventana, vieron su cuerpo inerte rodeado de animales que la cuidaban. Utz-Colel no podía creer que del cadáver de aquella mujer tan despreciada saliera un aroma tan suave y exquisito. Llena de rencor y envidia, Utz-Colel anunció que a su muerte su cuerpo olería mucho mejor. Al entierro de Xtabay fue muy poca gente. Pero al día siguiente, para sorpresa del pueblo, de la tumba de Xtabay comenzó a crecer una enredadera con flores muy hermosas y de un olor muy dulce que llamaron Xtabentún, “hiedra que crece en piedra”, una bella y humilde flor silvestre que pronto se expandió por los caminos del Mayab.

Xtabentún

Utz-Colel murió poco tiempo después. A su entierro asistió el pueblo entero y adornaron su tumba de bellas flores.  Al día siguiente, estaban marchitas y la tumba desprendía un aroma fétido y amargo. Había empezado a crecer un cactus con espinas y de este brotaba una hermosa flor sin perfume que llamaron Tzacam.

Fue entonces que las personas comprendieron su error. Habían admirado y alabado a la mujer egoísta y fría, mientras a la mujer generosa y gentil la habían despreciado. Comprendieron que la belleza exterior no es tan poderosa sin la belleza exterior.

Pero Utz-Colel, ya muerta, siguió envidiando a su hermana, quería superarla con el amor y, con ayuda de los malos espíritus, de vez en cuando regresaba al mundo de los vivos para seducir, los embriagaba con sus encantos y terminaba clavándoles las espinas del Tzacam.

Tzacam

El licor de Xtabentú es un tributo a Xtabay y su amor al prójimo. Se toma solo, en las rocas, con café o en coctel. Hay incluso una margarita que se prepara con esta bebida. Algunos lo toman como aperitivo y muchos como digestivo. Dicen que es excelente para asentar la condimentada y deliciosa comida yucateca.  Si eres playense o visitas cualquier lugar de la península de Yucatán, no dejes de probar esta bebida tradicional.

Foto: Excursiones Riviera Maya
Noticias Playa del Carmen

Acerca de M de Playa

Real Time Web Analytics